Los sesgos cognitivos

El concepto de sesgo cognitivo lo introdujeron en economía Kahneman y Amos Tversky en 1972 a raíz de una investigación sobre cómo procesa nuestra mente las grandes cifras en lo que se conoce como la Ley de los pequeños números. Los investigadores llegaron a la conclusión de que existen influencias emocionales y patrones que hacen que no seamos capaces de interpretar adecuadamente la información que recibimos. La consecuencia es que actuaremos de forma irracional o, en el mejor de los casos, de manera muy alejada de la idónea. Estos sesgos se activan de forma automática, la mayoría de veces sin que ni siquiera te des cuenta hasta que ya es demasiado tarde.

THINKING INSIDE THE BOX

Los seres humanos tienden a pensar de ciertas formas que pueden llevar a desviaciones sistemáticas a la hora de hacer juicios racionales. Estas desviaciones parecen estar instaladas en nuestro cerebro debido a la evolución como animales sociales y del que se sirven los manipuladores. Tal vez todavía no sepas que vivimos en un mundo tan avanzado que el manipulador conoce la forma en la que tu propio cerebro te manipula. Es decir, conoce tus pensamientos defectuosos. Las emociones son expresión de un sujeto racional, a no ser que haya sido manipulado por su cerebro y esté expuesto permanente a la aceleración de los acontecimientos y al caudal de manipulación externo. La propia imaginación es un arma de doble filo: Por un lado, la creatividad. Por otro, el pensamiento mágico. Tampoco olvides el contexto en el que vivimos, en el que el valor moral se ha reemplazado por el valor de mercado. Hasta las relaciones de pareja se han transformado en una transacción comercial. Hemos dejado de ser sujetos falibles para ser objetos infalibles. Ya no podemos fallar al otro o seremos inmediatamente desestimados. Nos eligen por una foto y nos consumen tan rápido como sea el patrón actual de la moda. Tu pareja no te permite un error, porque cada vez somos más infantiles, es decir, más emocionales, impetuosos e idealistas. Además, existe cada vez más un mayor peso del neuromarketing, los fake news, la propaganda política y los intoxicadores e influencers que ocupan el lugar del periodismo y el liderazgo en la toma de decisiones. A continuación, expongo algunos sesgos estudiados y aceptados por la psicología cognitiva y demostrados por la psicología social y del comportamiento que pueden servirte para entender mejor cómo tu propio cerebro es un bloque más fuerte que tú, que te domina. Todos ellos vistos desde un enfoque social, dejando a un lado el enfoque financiero o económico.

¿Crees que eres capaz de pensar por ti mismo?

Bandwagon (Arrastre): Es la tendencia a creer en algo porque muchas personas lo creen. Está relacionado con el pensamiento de grupo o el comportamiento gregario. Aquí entra en juego el fenómeno del populismo o lo políticamente correcto, como también todas las modas o tendencias ampliamente difundidas. El efecto bandwagon (que tomó su nombre de la carreta que lleva la banda musical de un tren de circo) dicta que la probabilidad de que una persona adopte una creencia o conducta es directamente proporcional a cuantos otros ya la tengan, lo que significa que existe una tendencia psicológica a seguir o imitar las acciones y pensamientos de los demás, porque preferimos ajustarnos a lo normativo o convencional. Group think (Teoría de la identidad social): Es el más extendido gracias a los Mass Media y las redes sociales. Los individuos tienden a anteponer la importancia de pertenencia a un grupo frente a los argumentos sólidos. Las personas adoptan juicios erróneos o falsos sólo para permanecer dentro del grupo. El grupo puede llegar a influenciar en la conducta de una persona. Además, en la masa el efecto dominó es mayor debido a que, una vez iniciado, la masa es ciega. El pensamiento grupal es lo peor que le puede pasar a la sociedad porque alienta a las personas a relegarse a un cuerpo generalizado de individuos, independientemente de las ideas variables dentro de una escuela de pensamiento general, desalentando así el pensamiento crítico y la necesidad de evidencia objetiva sobre cualquier cosa porque todo se basa en lo que dicen o hacen los líderes de dicho grupo. Los líderes de ese grupo son los influencers, políticos o intoxicadores que mayormente arrastran a un gran número de seguidores a su bando o a su propia estupidez. Se deduce que manipulando a una masa, la tiranía de la mayoría es la tiranía de unos pocos que te hacen creer que es tu decisión libre y democrática.

¿Crees que puedes decidir?

Ilusión del control: Es la tendencia a sobreestimar el grado de influencia sobre otros eventos externos. De esta manera, los seres humanos tienden a creer que pueden controlar o al menos influir en las consecuencias o resultados que claramente no pueden controlar ni influir. Es la ilusión degenerada de la creencia solipsista del libre albedrío. Sesgo de información: Es la tendencia a buscar información, incluso cuando ésta no puede afectar a la decisión a tomar. Puede crear la falsa impresión de que, por tener más información, el razonamiento o la conclusión será más veraz cuando lo que consigues es perderte más por querer postergar la toma de la decisión. La sobreinformación siempre te hará dudar más. De hecho, cuantas más opciones tengas más fácil será cometer el error en la elección.

¿Estás dispuesto a creer lo que no quieres creer?

Profecía autorrealizada: Es una predicción que, por el simple hecho de ser enunciada, realmente causa que ésta se convierta en realidad. En el Efecto Pigmalión es la expectativa la que marca el resultado. Rosenthal y Jacobson demostraron en 1968 que los estudiantes considerados mejores por los profesores rendían más. Por el contrario, se deduce que, si te hacen creer que no vales, te lo acabarás creyendo. Por tanto, es un constructo psicológico relacionado con la motivación y la pedagogía. Efecto de sujeto expectante: Es otro sesgo cognitivo que ocurre en la ciencia cuando un sujeto espera un resultado determinado y por consiguiente manipula inconscientemente los datos de un experimento. Feynman fue muy crítico con esto. Se diferencia del efecto del observador expectante en que la manipulación la realiza no el observador sino el mismo paciente. Se da especialmente en medicina donde es denominado efecto placebo, dependiendo de si la manipulación del sujeto ha sido para incluir un efecto o para omitirlo. Para eliminarlo se usa el ensayo doble ciego o enmascaramiento. Toda la pseudociencia se basa en esto. En que deseas profundamente creer en el misterio (un misterioso efecto) y no en lo que dicta la lógica que te resulta tan aburrida.

¿Crees que puedes opinar sin saber?

Anchoring (Anclaje): es la tendencia a juzgar una situación basándote en información recibida recientemente sobre ella. Cuando conocemos muy poco sobre un asunto, tendemos a confiar en la información que tenemos actualmente o que nos es proporcionada. Es decir, crees que sabes sobre una materia por comprender un concepto o haber recibido una información actualizada, obviando que saber requiere una gran dedicación y esfuerzo. Otro de los efectos perversos de Google. Además, la devaluación del conocimiento tiene raíces profundas en el individuo multitarea posmoderno que asume como eje gravitatorio el relativismo, la plena subjetividad, y es incapaz de concentrarse en una sola cosa, porque la manija del tiempo se ha acelerado y siempre debe actualizarse, pasar a otra cosa. No importa saber, sino tener múltiples tips para ejercer el derecho a opinar.

¿Crees que tú no robarías?

Poder corrupto: Existe una tendencia demostrada en la que los individuos con poder son fácilmente corrompibles cuando se sienten con plena libertad y sin restricciones (meter mano en la caja). Este sentimiento se ve incrementado si el individuo se ve reforzado por una polarización: Por un lado, mediante un sentimiento grupal o identidad social (el partido/la empresa), o, contrariamente, si se siente atacado o aislado lo cual puede ayudarle a victimizarse o justificarse. El Experimento Stanford se realizó en una cárcel ficticia en el sótano de la universidad y se dividió a los voluntarios aleatoriamente entre agentes y prisioneros. Los situados en el grupo de agentes interiorizaron el poder y realizaron fuertes abusos a los prisioneros. Se demostraba una vez más que “El hombre es el lobo del hombre”, tal y como decía Hobbes. Popularmente quizá esta idea ha cuajado con el llamado «síndrome del portero de discoteca» y en el mobbing en el trabajo, donde el veterano oprime al novato, sediento de dominio. En la política se ve más claramente. Es fácil deducir qué haríamos todos si no hubiera un fuerte contrapeso moral interno que nos impidiera ser tan corruptibles. Sin ética no hay política.

¿Crees que eres capaz de rebelarte contra la autoridad?

Obediencia a la autoridad: Es la tendencia a seguir el liderazgo o figura de autoridad en un grupo o de una fuerte autoridad, independientemente de los fuertes argumentos racionales que se tengan en contra. El individuo puede admirar, temer, autoengañarse o simplemente acatar las normas por el mero hecho del cumplimiento del deber. Es decir, tiene una propensión o tendencia a hacerlo. También denominada capacidad humana para la crueldad (Acabamos de ver que quien ocupa la autoridad se corrompe). Este sesgo se demostró mediante el experimento de Milgram en 1963. Eso mismo se acabó interpretando en el famoso caso Eichmann. Hay  muchos aspectos documentados en los que una persona elige libremente el estado de esclavitud (véase también síndrome de Estocolmo). Por cierto, la desobediencia también te la dicta una autoridad y un grupo que se hace eco de ella, más allá de tu ideología. Por ejemplo, un autor como Thoureau.

¿Alguna vez te has preguntado cómo crece un partido político?

Efecto del falso consenso: Se refiere al hecho experimentalmente comprobado de que la mayoría de las personas juzgan que sus propios hábitos, valores y creencias están más extendidos entre otras personas de lo que realmente están, ya sean por motivación, sesgo de confirmación o percepción selectiva. Es la tendencia a sobrestimar el grado en el cual los demás coinciden o están de acuerdo contigo. Las personas cambian rápidamente sus propias opiniones para parecer que están en sintonía con el público general (Group Think). Como los miembros de un grupo alcanzan un consenso y raramente encuentran personas que disientan, tienden a creer que todo el mundo piensa del mismo modo. Está emparentado con el sesgo de proyección: Es la tendencia inconsciente a asumir que los demás comparten pensamientos, creencias, valores o posturas parecidas a las nuestras. Dentro del partido político sucede un efecto de polarización. El candidato busca radicalizarse para reclamar la atención de la base ideológica o la rama dura de sus afiliados. Es en este momento en el que surge la proyección y el falso consenso. Luego, una vez el candidato debe abrirse a ganar adeptos que potencialmente no lo votarían, debe moderarse para así entrar en el punto medio de una campana de Gauss.  

¿Por qué votas a la derecha?

Sesgo de Status quo: Probablemente, tu familia tenga que ver mucho en la adhesión a una ideología. Sin embargo, existe un pilar fundamental en el teatro de la vida al que el individuo de derechas no está dispuesto a renunciar nunca. Esto es, que, el status quo no se discute, sino que debe ser preservado. Lo que está probado y funciona no debe ser alterado. La preferencia por el status quo representa un componente central de la ideología conservadora en sociedades donde el poder del gobierno es limitado y son las leyes las que producen seguridad. Incluso sin tener en cuenta el tipo de sociedad, el sesgo tiende a obstaculizar los movimientos progresivos frente al poder establecido. La agenda globalista, que está utilizando a la izquierda, ha tratado de implementar inversiones y cambios demasiado fuertes en un periodo de tiempo limitado. Recobrar el status quo y las tradiciones que mantienen el orden y la seguridad en la mente del ciudadano es una reacción que parece lógica, pero, en realidad, es profundamente moral y emocional.

¿Por qué no existe un final pernicioso para el nacionalista o el comunista?

Percepción selectiva: Tendencia por la cual las ansias, esperanzas o ilusiones del individuo afectan a la percepción. Las aspiraciones o ambiciones utópicas crean una fantasiosa realidad paralela que se asume como cierta o realizable. Por lo tanto, los modelos que se basan en utopías no fracasan en la mente del utópico jamás. Dicen que el odio no deja ver, que lo ciega a uno, pero la utopía es pura positividad y es a lo que finalmente se agarra patológicamente quien entra en cauces ideológicos irrealizables. Es decir, el individuo elige percibir exclusivamente la positividad del sistema, independientemente de que ésta sólo exista como imagen de una teoría o en la mente del individuo.

¿Te has preguntado alguna vez por qué es tan extraordinaria y temeraria la acción heroica?

Efecto espectador: Es un fenómeno psicológico por el cual es menos probable que alguien intervenga en una situación de emergencia cuando hay más personas que cuando se está solo. Es decir, delegas en los demás tu propia responsabilidad. Lo cual puede ser interpretado como que la cobardía es inherente al ser humano porque la evolución en sociedad le ha hecho perder su instinto salvaje. Está emparentado con el sesgo de la responsabilidad externa: El ser humano tiene tendencia a disfrutar, a sentirse reforzado y en calma, cuando toma consciencia de que no es responsable de sus actos. Aunque pudiera parecer extraordinario, la consciencia de los individuos tiende a depositar las decisiones en agentes externos, independientemente de la empatía que sienta el individuo. Es fundamental también el prejuicio por omisión: Es la tendencia a juzgar acciones perjudiciales, lesivas o dañinas como peores, que omisiones de acción, igualmente dañinas. En resumen, se blanquea a un inductor o al que omite una acción necesaria por no ser el brazo ejecutor, porque resulta más relevante la acción directa que la indirecta, debido a que no estamos predispuestos a actuar. De hecho, nos resulta tremendo.

¿Te decidirías por quien no tiene la última palabra?

El último evento: Es la tendencia a dar más importancia a los eventos recientes en mayor medida que los eventos más lejanos en el tiempo, incluso en un mismo día. Así pues, el candidato a la presidencia del gobierno luchará por hablar el último. También te acordarás más por un sesgo de la memoria de esa actuación musical que escuchaste al final del certamen. Como también recalcarás la nefasta actuación de un futbolista olvidándote de que hace tres meses dio la victoria más importante de la temporada a tu equipo. Parece que el cerebro tiene esta trampa irracional de querer que te agarres al final, como toda obra necesita de su culmen o su apoteosis para que te acabe convenciendo. Tu decisión depende de un impacto final, de un eslogan.

¿Subestimas la seducción de la musicalidad cotidiana?

Preferencia rítmica: Se ha demostrado que los sonidos rítmicos son evaluados como más bellos, importantes y con frecuencia incluso evaluados como más ciertos que aquellos que son disonantes. El ruido no nos gusta, tampoco lo estridente. Es decir, Pitágoras tenía razón. Asimismo, los sonidos y frases rítmicos son más fácilmente recordados. Este efecto tiene relación con el sesgo de simetría. En debates políticos en los que se trata de persuadir al votante, igual que en los anuncios publicitarios, la radio y la televisión, el uso de refranes o frases rítmicas o entonaciones con un sistema predecible y rítmico hacen el mensaje más agradable a los oyentes. Las ideas sintetizadas en frases cortas y potentes apelan más fácilmente a nuestros sentimientos y, por tanto, a lo que creemos cierto. Incluso en la defensa de un procesado, tal y como quedó patente cuando el abogado de O. J. Simpson espetó: «If the gloves don’t fit, you must acquit»

¿Ser guapo implica ser bueno?

Efecto halo: Es la capacidad de un individuo para modificar la percepción o evaluación que los demás tienen de las demás cualidades personales a través de una cualidad específica. Un individuo es capaz de trasladar la percepción que tienen los demás de sus cualidades positivas o negativas desde un área de la personalidad a otra a través de una única capacidad que arrastra a las demás. (Véase también Estereotipo de atractivo físico) En breve, una persona que es buena en X es normalmente considerada, prejuiciosamente, a ser también buena en Y incluso si los dos tópicos no están relacionados. Esto es el denominado efecto halo. Muchas marcas comerciales usan el poder de la marca o su efecto halo para vender otros productos. Por la misma razón, se elige a una periodista atractiva o un político atractivo para dar más credibilidad al mensaje. La industria comercial sabe que para atraer nuevos clientes es clave que el vendedor sea carismático o tenga buena presencia.

¿Crees en el Karma?

Fenómeno del mundo justo: Va mucho más allá de ser como el Cándido de Voltaire. Tiene que ver con la asunción de una justicia inmanente que proviene de una mezcolanza de sincretismos religiosos y culturales conocidos como New Age. Es la tendencia prejuiciosa de algunas personas a percibir que el mundo es justo y por consiguiente las personas reciben lo que se merecen. El tiempo hace más probable que haya interacciones con esa persona y le ocurra algo malo, pero no implica que estas interacciones en un mundo justo vayan a premiarla o condenarla gracias a una fuerza todopoderosa. Es más, si el mundo terrenal es inmoral e injusto, y funciona por una suerte de carrera sin fin por poseer más cantidad de fama y dinero, quien prospera es el que se asimila como uno más en este conglomerado de libre comercio con una actitud pragmática. Esa libertad ácrata en la que no existen los principios está llena de individuos con cartera de contactos disfrutando de su prosperidad sin ser tocados por la espada invisible de la justicia inmanente. Por otro lado, las personas buenas son más sensibles a ser afectadas por la inmoralidad y la desregularización. De lo cual se deduce que difícilmente podrán subirse a este caballo de troya.

¿Nadie te comprende?

Impredecibilidad propia: Es la tendencia de algunas personas a verse ellos mismos como relativamente variables e impredecibles en términos de su personalidad, comportamiento y estado de ánimo mientras que ven el de los demás como mucho más predecible en cualquier situación. Este sesgo atributivo tiene un importante rol en la formación y mantenimiento de los estereotipos y prejuicios. Está también relacionado con el efecto del lago Wobegon o efecto mejor que la media: Es la tendencia humana a describirse de manera halagadora o aduladora, comunicar bondades de sí mismo y pensar que se encuentra por encima de la media en inteligencia, fuerza u otras cualidades. Seguro que alguna vez has pensado que eres especial, que nadie siente como tu sientes y que te mereces lo mejor, que la vida te lo debe porque tú vales más que nadie. Seguramente, tu autoestima te está gritando, sin que la escuches, que está siendo socavada.

¿Crees que tu pareja te conoce?

Ilusión de transparencia: Es la tendencia para algunas personas de sobrestimar el grado en el que su estado mental personal es conocido por otros como si vivieran en una burbuja de marihuana. Esta ilusión es más prominente en las personas que tienen una relación personal. Suele causar malentendidos, hastío e incomprensión entre las parejas cuando una de las partes considera que debe conocer su estado emocional sin que la otra persona se lo comente. Paradojicamente, esa misma persona que exige la máxima comprensión de su pareja hasta una especie de telepatía, puede poseer el sesgo o ilusión de entendimiento asimétrico: Es un prejuicio que implica el hecho de que la gente percibe su conocimiento de los demás como superior y más preciso al conocimiento que tienen los demás sobre sí mismos. De igual manera, las personas tienden a creer que se conocen mejor a sí mismas que lo que sus parejas o iguales se conocen a sí mismos o a ellos.

¿Tus valoraciones dependen del resultado?

Resultadismo: Tendencia a juzgar una decisión por su resultado final, en lugar de juzgarla por la calidad o acierto de la decisión, cuando fue realizada. Lo puedes ver en cada análisis deportivo y en cada proyecto que emprendas. Según tú, sólo acertarás en tu decisión si el proyecto te sale bien, sin atender a otras circunstancias o factores, ni tan siquiera aceptar que el error es necesario y que la decisión se toma siempre en la incertidumbre. Todo en la vida es una apuesta incierta. Sólo haber estudiado bien el proyecto de una manera lógica, debería ser suficiente para saber que la decisión está bien tomada independientemente del resultado final.

¿El sentido de la vida es la sumisión hedonista?

Sesgo de impacto: Es la tendencia a sobrevalorar la duración e intensidad de los futuros estados emocionales, basándose en experiencias previas. Precisamente sucede lo contrario. Cuantos más impactos recibe tu sistema emocional y cognitivo (experiencias) más desgaste recibe y más difícil es impresionarse con un evento futuro. Así pues, el hedonismo tiene una fecha de caducidad para tu cerebro. Esta tendencia está relacionada con la tendencia del momento actual: Según parece, los seres humanos tienden a dejar el sufrimiento para después y prefieren el placer del ahora o “Carpe Diem”. Si te avisaran sorpresivamente de que te vas a morir mañana, tendrías el impulso súbito de perseguir ese exceso de positividad hedonista como si el mero disfrute tuviera algún significado trascendental pre y/o postmortem.

¿Eres capaz de dejar de autoconvencerte?

Sesgo retrospectivo: Es la tendencia narcisista a recordar las decisiones propias como mejores de lo que realmente fueron. Está emparentado con el sesgo de memoria denominado Efecto generación: La información generada por uno mismo es mejor recordada que la generada por otros. Por otro lado, está el sesgo de confirmación: Es la tendencia de las personas a favorecer la información que confirme sus propios presupuestos o hipótesis, sin importar si la información es verdadera. Prejuicio de desconfirmación: Es la tendencia a realizar un crítico escrutinio de la información cuando contradice tus principales creencias y aceptar sin criterio aquella información que es congruente con tus principales creencias. Deformación profesional: Es la tendencia a mirar las cosas de acuerdo con las convenciones o prisma de nuestra propia profesión, olvidando cualquier otro punto de vista más amplio. Por ejemplo, un juez difícilmente cuestionará una ley o un médico un tratamiento médico, porque nos encerramos en nuestro marco. Este último está emparentado con el efecto laguna de exposición: Tendencia de las personas a expresar apetencias por cosas simplemente porque éstas les son familiares entrando en circulo vicioso de autoafirmación de sí mismo. Para aprender cosas nuevas hay que pensar sobre ellas y exponerse a ellas. Además, en caso de que te expongas, tu ideología sigue impermeable, fundamentalmente, por el sesgo de autoservicio: Es la tendencia de algunas personas a errar en su observación e ignorar pruebas o hechos en contra de la postura que defienden. En cuanto aparece información ambigua la interpretan de un modo que beneficia sus intereses. También, por el sesgo de punto ciego: Es la tendencia a no darse cuenta de los propios prejuicios cognitivos o a verse a sí mismo como menos sesgado que los demás. Puede que sea cierto, pero es conveniente reflexionar sobre tus sesgos porque siempre tienes un punto ciego que no ves.

¿Crees que tienes ideas originales?

Criptomnesia: Es un sesgo de la memoria oculta que te hace creer que has tenido una idea original salida de tu enorme capacidad creativa. Contrario al deja vù, el cual marca la ilusión del eterno retorno (un concepto filosófico de gran calado), en la criptomnesia no se advierte este recuerdo oculto, sino que crea la ilusión de que fuimos nosotros los primeros en decir o pensar algo que ya dijeron otros. Normalmente, se ha establecido en la psicología popular la idea de que no se puede ser original porque todo está hecho por alguien antes, y de ahí, que el mundo de la cultura actual, que parece haber asumido esto, no esté por labor de involucrarse en nuevas ideas con riesgo de no recibir la máxima ganancia, y repita o plagie continuamente libros, películas, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s